Coca-Cola quiere revolucionar el mercado con una cerveza sin alcohol

En Francia ha empezado a comercializarse Tumult, la cerveza sin alcohol de Coca Cola. La presentación de la nueva bebida se realizó a principios del verano pasado en el Restaurante Thoumieux de París del chef Jean-François Piège. La bebida se ofrece en dos versiones, una pura malta para los hombres y una cerveza con un sabor más afrutado para las mujeres. En ambos casos se ofrece como una bebida distinguida y selecta que sólo podremos encontrar, de momento, en bares y restaurantes exclusivos de París, además de en algún centro comercial.

La campaña de Tumult también ha destacado la necesidad del consumo de bebidas sin alcohol por varios motivos, prescripciones religiosas, estilo de vida o evitar el alcohol si se debe de conducir pero sin renunciar al sabor de la cerveza.
La expansión de Tumult por Francia y el resto de Europa se realizará de forma escalonada. En el mercado español es una incógnita ya que la compañía indica que en nuestro país comercializa otras alternativas de bebidas para el aperitivo. Coca Cola quiere introducirse en el segmento de las cervezas sin alcohol y salir airosa, para ello ha elaborado una cuidada estrategia de marketing. Pero para conocer más detalles sobre la cerveza sin alcohol de Coca Cola, nada mejor que acceder a su página oficial, en ella nos explican que se trata de una bebida refrescante con un sabor único que logra cautivar el paladar, la fermentación es natural y al proceso no se le añaden azúcares, ni conservantes o colorantes, no se revela cuál es el proceso, simplemente se indica que es innovador. Tumult de malta contiene agua con gas, jugos de frutas y cebada de malta fermentada sin alcohol, Tumult de fruta ofrece un sabor afrutado, en su elaboración se ha utilizado agua con gas, zumos de frutas y fermentados de frutas utilizando el mismo proceso para evitar el alcohol.
La cerveza sin alcohol de Coca Cola se comercializará en packs de cuatro envases de 25 cl a un precio de 3’50 euros en la cadena Monop, en los hoteles y restaurantes posiblemente su coste sea más elevado. Francia actuará como terreno de estudio testando al segmento de los consumidores entre 30 y 40 años, los resultados condicionarán la expansión de Tumult por el resto de Europa.