6 cosas que no sabes del Champagne

1. Fue y sigue siendo la bebida favorita de 007

En las películas de James Bond se bebe champagne como si fuera agua. Precisamente, 007 prefiere una de las marcas más costosas, Bollinger, que también es la que toma la realeza inglesa. Si prestas atención, el superagente espía toma un promedio de 40 copas por película.

2. ¡Mucha fuerza!

Gracias al gas que contiene, una botella de champagne soporta más de 16 kilos de presión por cada cm². Eso es más del triple de lo que soporta cada uno de los neumáticos de tu auto. Esto significa que un corcho puede alcanzar unos 64 km/h si sale despedido de la botella. Para abrirlo, ten cuidado. Lo ideal es utilizar un paño para cubrirlo y así cuidar los ojos y el resto de la anatomía de las personas presentes.

3. ¿Un baño? ¡Sí, gracias!

Marilyn Monroe una vez tomó un baño de burbujas, literalmente. Colocó el contenido de 350 botellas de champagne en la tina y se zambulló allí. No sé qué piensas, pero a nosotros nos da la impresión de que fue un enorme desperdicio, aunque, ¡gustos son gustos!

4. Ten cuidado cómo lo tomas

El champagne es una bebida para saborear despacio. Esto lo decimos en el sentido literal de la palabra, pues si lo bebes rápidamente las burbujas harán que el alcohol ingrese más rápido en el torrente sanguíneo, lo que te causará una enorme jaqueca.

5. La botella más grande del mundo

La botella de champagne más grande del mundo fue bautizada con el nombre de Melquisedek y tiene la misma cantidad de líquido que 40 botellas de tamaño estándar. Es decir, equivale aproximadamente a unos 30 litros de bebida.

6. Un dato burbujeante

Según los expertos hay unos 49 millones de burbujas en cada botella de Champagne. No sabemos si es cierto o no, pero no pensamos contarlas. ¿Y tú?

Esta deliciosa bebida espumosa encerró algunos secretos y muchas cosas increíbles. ¿Conocías alguno de estos datos? Apuesto a que no y que solo sabías que el Champagne se llama así porque es originario de una ciudad francesa con el mismo nombre.