La forma del vaso influye en la velocidad con que se toma

Según una investigación de la Universidad de Bristol, las bebidas se consumen más rápido en aquellos recipientes donde se dificulta determinar cuánto se ha ingerido. El estudio, realizado con un total de 160 bebedores sociales de entre 18 y 40 años, determinó que se consume hasta un 60 por ciento más despacio en vasos rectos que en vasos curvos.

Estos últimos dan la sensación de contener más líquido del que en realidad contienen, mientras que los rectos muestran con más exactitud el volumen y permiten que los tragos sean más moderados.

¿Qué opinan?